Loquillo

Envidia: es mejor despertarla que sentirla