Loquillo

El parecido entre los gatos y los videojuegos es alucinante