Loquillo

Vegeta sabe lo que quiere