Loquillo

Y lloró como un río